No hay amor más dulce que aquel que nada exige en retorno

Horóscopo


El amor más bello que espero de los otros es que estos no me juzguen y no me exijan. Deseo que todos me acepten como soy y me ayuden a alcanzar bienestar y una vida llena de éxito.

Entonces puedo pensar que lo mismo debe ser verdadero si consideramos lo opuesto: el amor más bello que puedo sentir por los demás es el que no juzga y no exige.

Es el que acepta al otro tal cual es. Así podré ayudarlos a alcanzar bienestar y una vida llena de éxito. No hay amor más valioso que éste.

futuroamor

Tu Horoscopo Amor Hoy a descubrir AQUI

Numerología de los Amantes

Numerología de los Amantes





La Numerología compara tu forma de amar y si vos y tu pareja coinciden.
Para encontrar tu número, suma los dígitos de la fecha de tu nacimiento. Por ejemplo, si naciste en el día 26 de Octubre (mes 10) de 1984, haz la cuenta de 2 + 6 + 1 + 0 + 1 + 9 + 8 + 4 = 31. Después, reduzca el resultado a un único número, o sea: 3 + 1 = 4. Ahora, haz lo mismo con los datos de tu amado (sumarlo al numero tuyo) y descubrí si tienen o no afinidad.

EL NUMERO DE LOS AMANTES
1. Seductora
Conoces las artimañas de la seducción y sabes como enloquecer a un hombre. El romance solo puede funcionar si sentís que sos deseada y que fluye una fuerte atracción por él. Te gusta ser tratada con cariño y haces cuestión de recibir mucha atención. Atención: por dar más valor a las pasiones pasajeras que a los amores verdaderos, en una de esas podrás dejar escapar al hombre de tu vida.

2. Dulce
Sos soñadora y esperas ternura y complicidad en una relación. Tu romanticismo deja a tu pareja encantada, por eso, jamás renuncias a esa calidad de vida de a dos. En la cama, crees que los sentimientos que existen entre ustedes son más importantes que el puro placer. Atención: supere el miedo de sufrir decepciones en nuevos romances. Arriesgue más de vez en cuando y fortalece tu auto confianza.

3. Liberal
No te gusta controlar los pasos de tu pareja y tampoco que él te controle los tuyos, pero cobras sinceridad y, principalmente, fidelidad. Para que la cosa se transforme en algo más serio, la relación tiene que fluir en perfecta sintonía. Entre cuatro paredes, no tenes inhibiciones para liberar tus fantasías. Atención: Cuidado para que no permitas que las riendas del romance se aflojen o correrás el riesgo de perder el control de la relación.




4. Fiel
Haces cuestión de dejar claro que solo entras en una relación en el que haya respeto y seriedad. Por valorar la fidelidad, jamás perdonarías una traición. En los momentos en el que están a solas, te revelas súper sensual y solo te entregas cuando estás segura de que estás siendo amada. Atención a veces, a causa de tu inseguridad, no paras de sospechar de él. Confía en vos y se feliz.

5. Osada
No tenés miedo de partir al ataque cuando estas interesada en alguien. Tu forma audaz y extrovertida contagia a los hombres, que ven en vos una persona llena de vida, crees que la relación solo vale la pena si el otro es bueno en las preliminares. Atención charlatana, lastimas a las personas porque no pensas en las consecuencias antes de hacer algún comentario. Controla tu forma de ser para no atraer problemas.

6. Seria
Tu principal preocupación es alcanzar la estabilidad financiera para realizar el sueño de casarse y formar una familia. Para eso, buscas a alguien que comparta las mismas ideas y este dispuesto a hacer sacrificios ahora para disfrutar después. Acostumbras a poner límites y exigís que sean respetados. Atención dejas de disfrutar las delicias del amor a causa de tu ambición. Aprovecha tu tiempo al lado de tu pareja.

7. Curiosa
Cuando sentís atracción por alguien, haces lo posible para no demostrarle de entrada. Sin embargo, te vas aproximando como quien no quiere la cosa y todo va sucediendo naturalmente. Para que te enamore, es necesario que además de tener una buena charla, sea el tipo de hombre que le guste de hacer todo al lado tuyo. Atención: hablar mucho y actuar poco es uno de tus problemas. Al estar con alguien, no dejes de arrojarle tu poder de seducción.

8. Exigente
Estas en la búsqueda de un príncipe encantado que sea lindo, educado y cariñoso. Por más que sea difícil, no desistís y estas segura de que esa persona un día va a aparecer. En la vida en pareja, no renuncias a sentirte amada y respetada. Con relación al sexo, disfrutas de los placeres con intensidad. Atención: tu error es creer que la felicidad puede ser encontrada al lado de hombres lindos. Abrí los ojos, la felicidad puede estar más cerca de lo que te imaginas.

9. Ardiente
Confundís amor con pasión y, muchas veces te metes en relaciones serias sin querer. Sin embargo, puede ser que, con el pasar del tiempo, lo que era pasión se transforme en amor. Cuando eso pasa, te entregas y haces de todo para agradar a tu pareja. Es ahí donde el romance empieza a desarrollarse. Atención: antes de relacionarte con alguien, se consciente de tus sentimientos. Eso evitará que lastimes a esa persona a causa de tu inconstancia.

¿Cómo hacer para que el amor sea realmente para siempre?

¿Cómo hacer para que el amor sea realmente para siempre?


El amor no es para toda la vida
Está comprobado científicamente que el enamoramiento sí que caduca al cabo, aproximadamente, de los cuatro años. Es curioso comprobar que el punto máximo de divorcios coincide con los cuatro años de convivencia. Pero la ciencia también nos dice que cuando la pasión se acaba, debemos dejar paso al amor. Desde un punto de vista científico, la felitenamina (producto de la pasión) debe dejar paso a la endorfina (producto del amor). Es decir, hay que aprender a conducir la pasión hacia el amor, que suele ser más tierno y sosegado, pero más duradero.

No sólo de sexo vive la pareja
Si el amor ha llegado alguna vez a tu vida, sin duda el sexo se ha convertido en pilar fundamental de vuestra relación durante los primeros años. Pero esta pasión suele decaer con el tiempo, por eso la mera atracción física o sexual no servirá para manteneros unidos toda la vida, aunque sea un elemento muy importante. Por eso, si quieres que nuestra relación perdure a lo largo del tiempo es imprescindible que cuenten con otros factores como el cariño, los gustos, vuestras prioridades… Y es que, ¿quién ha dicho que mantener la felicidad en pareja eternamente sea algo sencillo?

Manos a la obra
Lo más importante es ser conscientes de que el amor de cuento de hadas, del príncipe azul y la princesa viviendo felices eternamente en su castillo encantado, no existe. El amor es un ser vivo que necesita ser alimentado para crecer, desarrollarse, evolucionar. En este proceso seguro que sufrirán numerosos altibajos, entrarán las dudas y deberán luchar para conseguir que vuestra historia perdure. Pero si disponen de las herramientas adecuadas, serán capaces de superar cualquier situación. Toma nota de algunos ingredientes de los que siempre deberás disponer para elaborar la fórmula magistral del amor eterno.

Una cucharadita de comprensión en la pareja
Son dos seres completamente diferentes. De ahí que nuestros gustos y nuestra forma de pensar puedan ser opuestos en algunas ocasiones. Por ello, la tolerancia y la comprensión serán las herramientas que te permitirán superar las dificultades generadas por nuestras discrepancias.

Un toque de buenos amigos y familia
Estar enamorada no implica aislarse del mundo exterior. Fuera de ustedes dos hay muchas otras cosas que se enriquecerán como pareja. Nada de abandonar a los amigos o al resto de la familia.

Un toque picante de sexualidad
La atracción es imprescindible para que una pareja funcione y el sexo es la manera de poner en práctica dicha atracción. El sexo no debe decaer ni caer en la monotonía. Ha de ser divertido y creativo, así la pasión que un día os hizo enamoraros siempre estará presente.

Mucha comunicación
Es el ingrediente más importante. Hazle partícipe de todo lo que te pasa, de tus sentimientos, de tus sueños, de tus problemas. Pero esto no significa que os debáis pasar todo el tiempo hablando, a veces los silencios pueden ser igual de comunicativos.

Una buena porción de saber escuchar
Tan importante es saber mostrarte a tu pareja, como permitir que tu pareja muestre su propio yo. Si no aprendes a escuchar, nunca llegarás a conocer a tu compañero. Además, puedes generar en él un sentimiento de frustración al no mostrar interés por lo que tiene que decir.

Unas gotitas de intimidad
Conviene que de vez en cuando se den un respiro y se regalen momentos de soledad, intimidad y reflexión. Muy importante para el desarrollo personal de cada uno de ustedes, que les permita ser ustedes mismos y no una imagen del otro.

Los Secretos del sexo en el Amor

sexo amor


El sexo es vivido de forma distinta por cada persona pero además existen diferencias apreciables tanto en hombre como en mujer. El hombre es más capaz de desligar el sexo como acto placentero del amor y en cambio la mujer, normalmente, necesita más sentirse amada para poder tener relaciones sexuales.

En esta diferencia es posible que la sociedad y la cultura aprendidas hayan tenido mucho que ver puesto que a la mujer tradicionalmente se le ha enseñado que el sexo era una obligación y no un placer y la única persona que podía disfrutar con él era el hombre. El sexo para la mujer era la manera en que se mediaba la procreación y por ello ese mismo acto debía ir unido de amor, fruto del cual nacería el bebé.

Los años han pasado y las cosas, evidentemente, han ido cambiando pero aún existen ciertas diferencias generales en ambos sexos en la manera de vivir la propia sexualidad. El hombre por ejemplo se excita más rápidamente mientras que nosotras deseamos más calentamiento previo (juegos manuales, toqueteos, besos, caricias, etc…). Los estímulos visuales excitan más al hombre que a la mujer que prefiere la estimulación táctil.

La actitud de uno y otro suele ser distinta, así el hombre suele ser más el conductor de la relación mientras que la mujer es más receptiva. Todo lo que hemos comentado hasta el momento siempre tiene que considerarse en términos generales y el hecho de no pertenecer a esos patrones no responde a ninguna patología, hay que entender siempre a los seres humanos como seres individuales y es, precisamente, esa individualidad la que los distingue. En el tema del amor ambos sexos parecen coincidir en la edad adulta en que sí parecen unirse los sentimientos amorosos a la sexualidad.

Es en el acto sexual donde culminan la afectividad, la intimidad y la plenitud de unión con la otra persona. Ambos cuerpos y mentes se fusionan en uno y sienten mediante el placer obtenido la totalidad del otro. El sexo además de servir para procrear y para culminar la intimidad afectiva entre ambas personas, tiene determinados beneficios para la especie lo cual garantiza por sí solo su continuidad. La satisfacción obtenida con el sexo reduce las posibles tensiones de la vida diaria? El placer reduce el estrés y la depresión?

Vía para elevar nuestras capacidades de energía y la transmisión de ésta al otro. Cuando hablamos de afectividad incluimos el enamoramiento y el amor. El primero lo podemos definir como un sentimiento que surge de forma espontánea manteniéndose intenso durante un período de tiempo y con el paso de éste normalmente se transforma en amor, aunque algunas veces ese enamoramiento desaparece para surgir de nuevo en otra persona.

Los períodos de enamoramiento que vivimos a lo largo de nuestra vida pueden ser muchos, tanto con la misma persona como con personas distintas. El enamoramiento es un impulso que tiene la función biológica de formar parejas para así mantener la sexualidad en la especie y por lo tanto el seguimiento de ésta. El deseo es aquel impulso que nos conduce a ejecutar el sexo como forma de plenitud vital, más allá de la función reproductiva. El amor es una emoción como el enamoramiento pero con la diferencia de que es menos intensa aunque sí mucho más permanente y profunda.

El intelecto del ser humano tiene también mucho que decir en el sexo ya que como no sólo somos animales nuestros impulsos tienen cierta represión y raciocinio. En el ser humano la sexualidad está influenciada por las ideas y pensamientos que según como sean frenarán o darán rienda suelta a los impulsos sexuales. Pero como ya hemos repetido en diversas ocasiones los pensamientos los decidimos nosotros y si éstos son positivos fomentarán la emoción positiva mientras que si nos desbordamos y nos descontrolamos la emoción que activaremos será negativa.

¿Cómo se traduce esto en nuestra sexualidad?

Si controlamos nuestra mente dejándonos llevar por la pasión, la fantasía estimulante, el enamoramiento, los impulsos de acercamiento y el deseo viviremos una sexualidad completa y por tanto satisfactoria mientras que tememos perder nuestra imagen, nos sentimos ansiosos, nos reprimimos, etc… lo que obtendremos será siempre insatisfacción.

Cuerpo y mente deben estar unidos y libres de emociones negativas para equilibrar nuestro ser.