Numerología de los Amantes


La Numerología compara tu forma de amar y si vos y tu pareja coinciden.
Para encontrar tu número, suma los dígitos de la fecha de tu nacimiento. Por ejemplo, si naciste en el día 26 de Octubre (mes 10) de 1984, haz la cuenta de 2 + 6 + 1 + 0 + 1 + 9 + 8 + 4 = 31. Después, reduzca el resultado a un único número, o sea: 3 + 1 = 4. Ahora, haz lo mismo con los datos de tu amado (sumarlo al numero tuyo) y descubrí si tienen o no afinidad.

EL NUMERO DE LOS AMANTES
1. Seductora
Conoces las artimañas de la seducción y sabes como enloquecer a un hombre. El romance solo puede funcionar si sentís que sos deseada y que fluye una fuerte atracción por él. Te gusta ser tratada con cariño y haces cuestión de recibir mucha atención. Atención: por dar más valor a las pasiones pasajeras que a los amores verdaderos, en una de esas podrás dejar escapar al hombre de tu vida.

2. Dulce
Sos soñadora y esperas ternura y complicidad en una relación. Tu romanticismo deja a tu pareja encantada, por eso, jamás renuncias a esa calidad de vida de a dos. En la cama, crees que los sentimientos que existen entre ustedes son más importantes que el puro placer. Atención: supere el miedo de sufrir decepciones en nuevos romances. Arriesgue más de vez en cuando y fortalece tu auto confianza.

3. Liberal
No te gusta controlar los pasos de tu pareja y tampoco que él te controle los tuyos, pero cobras sinceridad y, principalmente, fidelidad. Para que la cosa se transforme en algo más serio, la relación tiene que fluir en perfecta sintonía. Entre cuatro paredes, no tenes inhibiciones para liberar tus fantasías. Atención: Cuidado para que no permitas que las riendas del romance se aflojen o correrás el riesgo de perder el control de la relación.




4. Fiel
Haces cuestión de dejar claro que solo entras en una relación en el que haya respeto y seriedad. Por valorar la fidelidad, jamás perdonarías una traición. En los momentos en el que están a solas, te revelas súper sensual y solo te entregas cuando estás segura de que estás siendo amada. Atención a veces, a causa de tu inseguridad, no paras de sospechar de él. Confía en vos y se feliz.

5. Osada
No tenés miedo de partir al ataque cuando estas interesada en alguien. Tu forma audaz y extrovertida contagia a los hombres, que ven en vos una persona llena de vida, crees que la relación solo vale la pena si el otro es bueno en las preliminares. Atención charlatana, lastimas a las personas porque no pensas en las consecuencias antes de hacer algún comentario. Controla tu forma de ser para no atraer problemas.

6. Seria
Tu principal preocupación es alcanzar la estabilidad financiera para realizar el sueño de casarse y formar una familia. Para eso, buscas a alguien que comparta las mismas ideas y este dispuesto a hacer sacrificios ahora para disfrutar después. Acostumbras a poner límites y exigís que sean respetados. Atención dejas de disfrutar las delicias del amor a causa de tu ambición. Aprovecha tu tiempo al lado de tu pareja.

7. Curiosa
Cuando sentís atracción por alguien, haces lo posible para no demostrarle de entrada. Sin embargo, te vas aproximando como quien no quiere la cosa y todo va sucediendo naturalmente. Para que te enamore, es necesario que además de tener una buena charla, sea el tipo de hombre que le guste de hacer todo al lado tuyo. Atención: hablar mucho y actuar poco es uno de tus problemas. Al estar con alguien, no dejes de arrojarle tu poder de seducción.

8. Exigente
Estas en la búsqueda de un príncipe encantado que sea lindo, educado y cariñoso. Por más que sea difícil, no desistís y estas segura de que esa persona un día va a aparecer. En la vida en pareja, no renuncias a sentirte amada y respetada. Con relación al sexo, disfrutas de los placeres con intensidad. Atención: tu error es creer que la felicidad puede ser encontrada al lado de hombres lindos. Abrí los ojos, la felicidad puede estar más cerca de lo que te imaginas.

9. Ardiente
Confundís amor con pasión y, muchas veces te metes en relaciones serias sin querer. Sin embargo, puede ser que, con el pasar del tiempo, lo que era pasión se transforme en amor. Cuando eso pasa, te entregas y haces de todo para agradar a tu pareja. Es ahí donde el romance empieza a desarrollarse. Atención: antes de relacionarte con alguien, se consciente de tus sentimientos. Eso evitará que lastimes a esa persona a causa de tu inconstancia.